Ladrones de pisos. ¿Qué debemos saber?

Nuestras casas son nuestras fortalezas. Son los lugares en donde nos sentimos seguros, tranquilos y donde no nos interesa el mundo exterior. Pero en la actualidad, la inseguridad hace que nos sintamos de muchas maneras diferentes con respecto a esto.

Primero que todo, los ladrones se encuentran al asecho, siempre esperando a ver qué pueden obtener de nosotros. Los objetos más preciados, y nuestra familia son nuestra debilidad, y estos esperan un descuido para tomar ventaja y explotar esas vulnerabilidades.

Tenemos que tener en cuenta que existen muchos ladrones, pero no todos estos tienen un mismo fin, ni se encargan de lo mismo. Cada uno tiene una función diferente que desempeña a la hora de realizar un ataque a una casa. A continuación hablaremos de los modus operandi que presentan los diversos ladrones, además de su comportamiento.

  • Bandas criminales

En este caso son las más peligrosas. No solamente es un solo ladrón, sino diferentes ladrones que presentan una jerarquía determinada y se rigen por un organigrama según el poder que cada uno de estos posea.

No tienen miedo a entrar en un domicilio a pesar de que este cuente con habitantes dentro. Están armados y usan de la violencia. Siempre buscan un gran botín.

  • Ladrones oportunistas

Son los que ven una oportunidad y la toman, sin un plan aparente ni alguna organización de su parte. Estos son los más desprolijos.

Dejando una puerta abierta, una ventana a medio abrir, una reja mal cerrada, son situaciones que llaman la atención de este tipo de ladrones. Además de esto, sus blancos generalmente son personas mayores, ya que son las personas más indefensas y se le facilita el trabajo. Como dice el dicho: “La ocasión hace al ladrón”.

  • Los vigilantes

Los ladrones que realizan obras de reconocimiento son estos. Son los que investigan los hábitos de la persona y esperan a que haya la oportunidad de cometer el delito.

Este tipo de ladrón se encarga de cometer los delitos en zonas oscuras cercanas a garajes yo a trasteros, además de que suelen repetir este patrón, ya que saben el momento preciso en hacerlo de nuevo.

Así bien como hacen estas labores de investigación, para poder llegar a conocer a fondo la rutina de la persona, pueden hacerse pasar por inspectores, falsos técnicos de luz, entre otros.

  • Ladrones especializados

Estos son aquellos que ya tienen experiencia en la manera de atacar una casa. Ya están acostumbrados a la sustracción de objetos de gran valor. No necesitan usar la violencia, y son muy sigilosos y limpios. Son los que realizan el trabajo como si no hubiese alguien allí, típicos fantasmas.

El perfil general de estos, son personas de entre 18 a 40 años y que tienen ingresos bajos, por lo que se dedican al robo como una actividad extra, para obtener más dinero.

Para poder evitar un encuentro con alguno de estos, es necesario que establezcamos mayores medidas de seguridad en la casa. Por eso, un buen consejo es contactar a un cerrajero que nos aconseje sobre cuáles son los lugares vulnerables y protegerlos.