Invitación a pasar

El tema de las cerraduras es algo complicado, hay miles de marcas de fabricantes en el mercado, pero como puedes saber si son las mejores o no. Todo depende del ladrón que te toque. Es obvio que algunas han pasado a ser obsoletas, pero que sean resistente a cualquier a ataque dependerá de la habilidad que tenga el vándalo sobre el arte de abrir una cerradura.

Pensar en una cerradura, era automáticamente pensar, en un “ALTO”, “Propiedad privada”, “No acceso”, “Prohibido”, pero en estos tiempos una cerradura es sinónimo de pasar, cuantas personas verán las cerraduras que parecen ser más robustas y pensar ¿Cuánto tiempo puede pasar sin que la abran los ladrones?¿Que hay dentro de ese lugar para colocar una cerradura de lata seguridad?

Por cierto no escapa al conocimiento de nadie, que abrir una cerradura es tan fácil como discar un número, para que aparezca un pirata cerrajero y sin mucha dificultad pueda abrir cualquier puerta, pero la conducta la refuerzan desde el gobierno, o es que acaso no han visto noticias donde se han vulnerado las oficinas de algunos líderes políticos a la fuerza sin importar el motivo. Sea cual sea el motivo, justificable o no, se contribuye al mal ejemplo, y se envía un mensaje a las mentes de los ciudadanos, que no hay cerradura que valga si están las ganas de abrir una cerradura y un cerrajero barcelona que se preste para eso.

Ver una cerradura representa un reto, incluso se han difundidos videos de los propios fabricantes de herramientas de seguridad sean cerraduras o puertas,  de cuanto aguantan sus productos a los ataques vandálicos, es una invitación para retar a cualquiera para que la abra. Si mal no recuerdo alguna vez vi una campaña publicitaria que incitaba a sus clientes a abrir a la fuerza las puertas que promocionaban y a cambio se les premiaba.

Señores mientras se juega con esto,  otros van captando la manera de vulnerar otros dispositivos de seguridad que no son tan efectivos. Mientras que se le siga dando leña al fuego, el fuego sigue creciendo. Es obvio que no sé cuál es la solución al gran problema que nos aqueja pero definitivamente no puede ser jugar al gato y al ratón, se debe dejar de correr para enfrentarlo.

No dejamos de enviar mensajes equivocados de que somos débiles, golpéame. Ya basta de hacer público las debilidades que tiene las principales marcas del mercado y vamos a ayudar a fortalecer la vida de los ciudadanos. Se está jugando a quien se descuida pierde, porque hay que ser indolente con la propiedad ajena, señores hay que respetar el bien ajeno, para que pueda ser respetado el nuestro.

A veces pienso que hay un ciclo de intereses en que no se termine de controlar los hechos vandálicos porque así no se termina la cadena de consumismo que permanece en el mercado. miles de empresa se benefician de que los delincuentes hagan de las suyas, que presume que no habrá un verdadero cambio en los próximos tiempos.