¿Cómo enseñarles a los niños a cuidar sus pertenencias?

Cuidar las pertenencias de alguien, no es solo responsabilidad directa de los cerrajeros de Palau Plegamans más eficientes por medio de sus buenos trabajos de cerrajería, ni de los padres que ten todo el día diciéndolo a sus hijos que hacer, es también de los niños, como seres independientes saber cuidar sus pertenencias cuando nadie los está cuidando a ellos.

Nadie quisiera dejara sus pequeños solos, pero desafortunadamente, muchos de ellos deben aprender a cuidar solos porque sus padres o representantes tienen otros compromisos que les impiden el cuidado por algunas horas.

En ese momento vale mucho que tu casa disponga de cerrajería de alta seguridad o de que en los establecimientos donde los menores permanecen, brille las medidas de seguridad. Pero también que se les de las herramientas a los niños para mantenerse a salvo de los delincuentes.

En el salón

Se supone que en las escuelas se van a aprender conocimientos. Valores y conductos adecuados y marcadas por la sociedad, pero no solo son los maestros los responsables de la educación de los niños, sino de los padres. Por lo que estos docentes deben enfrentar delincuencia dentro del salón, cuando se extraen las pertenecías de los niños por parte de otros niños.

Esto es muy frecuente, afortunadamente se puede minimizar los riesgos de que tu hijo sea robado, usando candados que impidan que abran sus bolsos en clase, para que no estén todo el tiempo atentos q que pueden ser víctimas.

Este tipo de cerrajería, puede ser usada para bolsos, carteras y hasta en casilleros. Los candados se han fabricado en muchos modelos y colores, con sistemas de apertura diversos. Están los tradicionales con llaves pero también se optan por aquellos con claves, y hasta con sistema de apertura biométrica.

En los casilleros

Algunas escuelas tienen disponibles casilleros o almacenes para que sus estudiantes estén cómodos guardando sus libros o cosas personales en lugar de llevarlos consigo todo el día, por lo que el bolso es solo para cosas más inmediatas.

La seguridad para estos muebles, también se logra por medio de candados. El uso de casilleros sería ideal se instalaran en todas las escuelas, eso impide un poco más el robo en los salones y el cansancio por peso por llevar bolsos con muchos libros, que pueden dejar olvidados por colocarlos a descansar en diversos lugares.

Al salir de las instalaciones

Obviamente, el riesgo en la escuela es mucho menor que al salir de clase. Cuando nuestros niños salen de clase y deben irse solos a casa, están expuestos a muchos riesgos, en especial a atacantes que arrebaten sus pertenencias.

Uno de los consejos más pertinentes, es evitar comprar bolsos o accesorios de gran valor a los pequeños, que se convierten en deseables por los ladrones. Mientras más sencillos aparenten ser los niños, mas invisibles se vuelven a los delincuentes.

Además que hay que enseñarles a detectar a personas sospechosas que los estén mirando o siguiendo a casa, ser audaces para conseguir ayuda y para salir del riesgo si se presenta.