Cajas fuertes – Donde la pongo

Aunque para muchos la discusión respecto a las cajas fuertes aún reside en el si la compran o no, si es una necesidad o una comodidad superflua y cuestiones similares, muchas personas ya han dado el salto y han decidido que si, por cualquiera de las muchas razones que existen (protección de documentos, de las 3 prendas de valor que dejó la tía abuela que en paz descanse y un pequeño fajo de efectivo por si hay que hacer un escape rápido a las Bahamas), que si, quieren una caja fuerte en casa, así que se han lanzado a la red de redes y han buscado y quizás ya hasta tienen una candidata en la mira que les hace ojitos con su sexy rueda de combinación y doble revestimiento a prueba de fuego. Ahora la discusión que se tiene es donde colocarla.

Contemplando que la caja es una caja fuerte en toda regla, de marca real, con el peso y las medidas requeridas y un buen mecanismo de seguridad, la ubicación de la misma es la siguiente gran pregunta que hacerse al adquirir una caja de seguridad, como lo expresan los cerrajeros baratos. Ya que hay que recordar que aunque el peligro no suele ser que se lleven la caja, si lo es que intenten violentarla hasta abrirla, quizás logrando hacerlo o llegando al punto de dañar el contenido en su intento. Lo importante es no llegar a esto, por ello la ubicación es importante, porque siempre es más difícil robar aquello que no se sabe que existe o al menos no se sabe donde está.

Si nos dejamos llevar por el cine y las novelas de misterio, la primera opción a considerar es la pared del despacho detrás de la pintura al óleo del bisabuelo. Y si no se tiene la pintura pues toca mandar a hacerla. Esto suena un poco a broma pero no lo es del todo.

Verás, el mayor consejo de seguridad para una caja fuerte, como lo dicen los cerrajeros precio, es en lo posible empotrarla en la casa, con trabajo de obra …

Similitudes y diferencias entre una persiana troquelada y una reja.

Hay muchas cosas que en esencia son similares, como el helado y el yogur helado. Que son casi lo mismo pero sus públicos suelen no mezclarse en lo absoluto. O el jamón y el jamón endiablado, que si, aunque no lo creas hay personas que no soportan el jamón y aún así gustan del jamón endiablado, que quizás no fueron queridos cuando eran bebés, quizás nunca lo sabremos.

Entre estas cosas podemos encontrar a las rejas y las persianas troqueladas. Que quizás al pensar en un local comercial con sus grandes y brillantes vitrinas llenas de maniquíes que muestran la última moda de alguna capital mundial, la idea de cubrirla con rejas para protegerla a muchos les da mucha impresión y lo ven como una verdadera catástrofe. Pero si en lugar de una reja se les propone una persiana troquelada, pues ya sonríen y toman la idea por una genialidad digna de un premio nobel. Aunque en realidad son cosas mucho más que parecidas.

Una reja, pues todos deberíamos saber lo que es, un entramado de barrotes metálicos cuya resistencia y rigidez permiten repelar viciosos ataques por parte de criminales o cualquier persona indeseada. Aunque esto se ve directamente afectado por el espacio entre los barrotes puesto que esto permitirá o no el paso de objetos que podrían dañar lo que haya detrás.

Las persianas troqueladas, segun los cerrajeros urgencias, son láminas metálicas con un patrón de pequeños agujeros cortados en la misma que permiten al poner una luz detrás de ellos, que la luz pase y por un efecto óptico, nuestros ojos obvien la persiana y vean de forma más o menos clara lo que hay detrás, pero efectivamente teniendo una lámina metálica de por medio.

Las similitudes entre ambos métodos son muchas, puesto que, visto de cierta forma, una persiana troquelada es lo mismo que una reja. Si tomamos una reja y la pasamos por una aplanadora unas cuantas veces, terminaremos teniendo una hoja metálica con agujeros en ella. Habremos formado una persiana metálica troquelada.

Claro, también hay unas diferencias muy obvias en insalvables que nos hacen …